Anuncia algo aquí     clearpay     klarna

¿Cómo puedo fortalecer mi sistema inmunológico con alimentos y complementos alimenticios?

How can I strengthen my immune system with food and food supplements?

¿Cómo puedo fortalecer mi sistema inmunológico con alimentos y complementos alimenticios?

El sistema inmunitario es un compuesto muy complejo de células, tejidos y órganos que están interconectados para proteger nuestro cuerpo contra los microorganismos que causan enfermedades. Los microbios, como virus, bacterias dañinas, hongos y parásitos, pueden hospedarse fácilmente en el cuerpo humano y es función del sistema inmunitario intervenir para evitar que esto suceda. Un conjunto de factores intervienen para que este sistema funcione correctamente, entre los cuales, un estilo de vida saludable con una buena alimentación y actividad física son los pilares clave1.

Los seres humanos están expuestos a la contaminación, los patógenos, las toxinas ambientales y el estrés como parte de la vida cotidiana, todo lo cual contribuye a la generación de radicales libres. Los radicales libres son una molécula muy inestable que puede iniciar fácilmente una reacción que dañe las células a menos que sean "extinguidas" por un antioxidante. Cuando se producen radicales libres, se genera una respuesta inflamatoria que se ha demostrado que es responsable de muchas condiciones patológicas y promueve el desarrollo de ciertas enfermedades2. Por otro lado, los antioxidantes actúan como neutralizadores de los radicales libres al prevenir el daño oxidativo excesivo. Los antioxidantes son la herramienta que tenemos para combatir este tipo de daños. Las ciudades sobrepobladas tienden a tener una cantidad concentrada de contaminación donde las personas están mucho más expuestas a desencadenantes externos y, como resultado, son propensas a que su sistema inmunológico se vea afectado; sin embargo, ciertos cambios en el estilo de vida podrían funcionar para luchar contra el daño oxidativo y fortalecer el sistema inmunológico3.

Los procesos inflamatorios aparecen como resultado del estrés, una dieta y estilos de vida poco saludables y estos factores tienen un fuerte vínculo con un sistema inmunitario débil y desregulado. La desnutrición se ha mostrado como uno de los principales factores que provocan un desequilibrio entre los radicales libres tóxicos y el estado de los antioxidantes. Además, las personas con sobrepeso y obesas tienden a tener un estado inflamatorio elevado, por lo que mantener un peso corporal por debajo de los valores del rango normal siempre es beneficioso4.

La recomendación general es tener una mayor disponibilidad de "protectores" para equilibrar los desencadenantes externos a los que estamos expuestos a diario. Fumar, beber en exceso, no hacer suficiente actividad física, no dormir lo suficiente y una nutrición desequilibrada son solo algunos de los factores que pueden contribuir a que una persona sea más susceptible a desarrollar todo tipo de problemas de salud.

Entre los nutrientes que se requieren para mantener el funcionamiento normal del sistema inmunitario, existen una serie de vitaminas y minerales que potencialmente tienen una mejor participación en las respuestas inmunitarias; Se cree que las vitaminas C y D y los minerales selenio y zinc son esenciales para este propósito5. La vitamina C se puede encontrar en una amplia gama de frutas y verduras, en particular en los cítricos, las fresas, el brócoli y las coles de Bruselas; mientras que la vitamina D se encuentra en alimentos derivados de animales. El pescado azul, la carne, el hígado y los huevos suelen tener una alta concentración de este tipo de vitamina soluble. El selenio es un tipo de mineral que se encuentra en una amplia selección de alimentos; desde sardinas y atún hasta pollo, ternera y nueces de Brasil. En el caso del zinc, al comer cantidades regulares de espinacas, semillas y carne de res se lograrán las concentraciones necesarias de este mineral.

Actividad física regular combinada con una dieta equilibrada que contenga una amplia variedad de frutas y verduras; productos lácteos; semillas; nueces; y el pescado proporcionará los nutrientes necesarios para mantener un sistema inmunológico normal.

No todo el mundo está en la misma situación ya que hay algunos grupos de riesgo que son más vulnerables que otros. Las personas que tienen un alto grado de actividad física o las personas que siguen un estilo de vida muy agitado, no duermen lo suficiente o comen una dieta desequilibrada, tienen más probabilidades de tener un impacto en su sistema inmunológico.Además, el proceso de envejecimiento está relacionado de alguna manera con una reducción en la capacidad de tener una respuesta inmunitaria adecuada cuando sea necesario6 Proporcionar al cuerpo una nutrición equilibrada que se adapte a las necesidades individuales en combinación con el mantenimiento de un estilo de vida activo y saludable ayudará a la mayoría de las personas y no solo a las que corren un mayor riesgo. Junto con una dieta saludable y nutritiva, los suplementos dietéticos forman parte de las acciones preventivas, en particular entre aquellos en grupos de alto riesgo en la población7.

Un informe del Consejo para la Nutrición Responsable (CRN) en los EE. UU. concluyó que se podrían obtener importantes ahorros de costos a través de la ingesta de suplementos dietéticos. Muchos estudios han demostrado que los suplementos tienen un efecto positivo en la reducción del riesgo de ciertos eventos de enfermedades7.

En general, se sabe que los factores del estilo de vida, como los altos niveles de estrés, el sedentarismo y una dieta que carece de nutrientes clave, desempeñan un papel en el aumento de los niveles de inflamación, lo que está directamente relacionado con un sistema inmunitario más débil8. Desde un punto de vista nutricional, reducir el consumo de alimentos sobreprocesados, alcohol y grasas saturadas mientras se aumenta la selección de alimentos vegetarianos podría potencialmente apoyar el sistema inmunológico Al comer una selección de frutas y verduras en combinación con carne, huevos, nueces y semillas y priorizando tenerlas en la dieta diaria, esos nutrientes inmunoprotectores deben estar fácilmente disponibles. Además, los suplementos alimenticios se pueden usar para cumplir con los niveles de ingesta diaria para complementar la dieta.

Herbalife promueve una nutrición balanceada y recomienda tener una amplia variedad de alimentos para obtener la gama completa de nutrientes.

La Filosofía de Nutrición Global de Herbalife se enfoca en brindar una recomendación para seguir un estilo de vida saludable y activo con una nutrición balanceada de manera personalizada. La recomendación diaria de nutrientes se desglosa de la siguiente manera:

Hasta el 30 % del total de calorías de la dieta debe provenir de proteínas; 30% de grasas y 40% de hidratos de carbono junto con un mínimo de 25 gramos de fibra y un aporte regular de ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6). Todos estos nutrientes podrían obtenerse de alimentos y complementos alimenticios. Esta dieta debe acompañarse con mucha hidratación, actividad física regular y suficiente descanso.

Entre su gama de productos, Herbalife ofrece macronutrientes (proteína vegetariana) y micronutrientes (vitaminas, minerales y fibra). El sustituto de comida Fórmula 1 proporciona alrededor de 18 gramos de proteína cuando se prepara con leche semidesnatada y más de 20 vitaminas y minerales para apoyar la nutrición general. Fórmula 2 es un multivitamínico para potenciar la selección de micronutrientes, Vitamina A, B6, B9, B12, C, D, hierro, zinc, cobre y selenio que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario cuando es necesario complementar la dieta para lograr los Valores Nutricionales de Referencia (VRN) diarios.

Referencias

  1. Huang, C. J., Zourdos, M. C., Jo, E. y Ormsbee, M. J. (2013). Influencia de la actividad física y la nutrición en la función inmune relacionada con la obesidad. Scientific World Journal, 2013, 752071. doi: 10.1155/2013/752071
  2. Mangge, H., Becker, K., Fuchs, D. y Gostner, J. M. (2014). Antioxidantes, inflamación y enfermedades cardiovasculares. Mundo J Cardiol, 6(6), 462-477. doi: 10.4330/wjc.v6.i6.462
  3. Nourazarian, A. R., Kangari, P. y Salmaninejad, A. (2014). Papeles del estrés oxidativo en el desarrollo y la progresión del cáncer de mama. Asian Pac J Cancer Prev, 15(12), 4745-4751.
  4. Jaremka, L. M., Fagundes, C. P., Peng, J., Bennett, J. M., Glaser, R., Malarkey, W. B. y Kiecolt-Glaser, J. K. (2013). La soledad promueve la inflamación durante el estrés agudo. Psychol Sci, 24(7), 1089-1097. doi: 10.1177/0956797612464059
  5. Ross, A. C., Caballero, B., Cousins, R. J., Tucker, K. L. y Ziegler, T. R. (2014). Nutrición moderna en salud y enfermedad (11ª ed.). Baltimore, MD: Lippincott Williams & Wilkins.
  6. Prelog, M. (2006).Envejecimiento del sistema inmunológico: ¿un factor de riesgo para la autoinmunidad? Autoimune Rev,5(2), 136-9
  7. Consejo para la Nutrición Responsable (CRN). Prevención inteligente: ahorro de costos en el cuidado de la salud como resultado del uso específico de suplementos dietéticos.
  8. Huang, C. J., Zourdos, M. C., Jo, E. y Ormsbee, M. J. (2013). Influencia de la actividad física y la nutrición en la función inmune relacionada con la obesidad. Scientific World Journal, 2013, 752071. doi: 10.1155/2013/752071
.